Total (impuestos inc.): 0,00 €

Aquí te ofrecemos una pequeña guía sobre cómo elegir un ventilador de techo para cubrir todas tus necesidades.

Superficie

Según el tamaño en metros cuadros de la habitación donde quieres poner el ventilador habrás de considerar las medidas del diámetro de las aspas. Un ventilador muy grande o muy pequeño no realizará su función de manera adecuada. Para ayudarte en esto, nuestra web categoriza todos sus modelos según el diámetro y potencia para los metros cuadrados en los que cada ventilador trabaja de manera más eficiente, además en las fichas de los productos podrás hallar esta información independientemente de la categoría en la que te encuentres. Sin embargo, te proporcionamos esta tabla de equivalencias para que lo puedas comprobar tú mismo.

Menos de 12 metros cuadrados-> Ventilador de 76 a 100 cm de diámetro.

Entre 12 y 20 metros cuadrados-> Ventilador de 105 a 125 cm de diámetro

Más de 20 metros cuadrados-> Ventilador de 127 a 185 cm de diámetro.

Altura e inclinación del techo

Como referencia, la altura de seguridad mínima que recomendamos que sigas es de 2,1 m entre el suelo y las aspas. Si tienes techos bajos tendrás que elegir modelos con una distancia de techo-aspas de 20 cm o menos, mientras que si tienes techos altos podrás escoger modelos  con tijas o extensores disponibles también en la web y que una vez instalados respeten la medida de seguridad.

Si tu techo es inclinado, según la inclinación tendrás que elegir el modelo que se adapte a la inclinación de tu techo. En las fichas de cada producto podrás consultar la inclinación máxima de cada modelo. 

Punto de luz

En la web también podrás elegir si quieres ver modelos de ventilador con luz o sin luz, incluso si la luz es opcional o si el modelo es LED Ready (puedes instalar bombillas LED si lo deseas)

Tu ventilador puede proporcionarte la luz que necesitas sin temor a perder luminosidad al instalarlo. Incluso, algunos modelos con luz LED te permiten seleccionar el tono de luz que quieras entre cálido, neutro o frío.

Tipo de motor

Los ventiladores pueden tener dos tipos de motores, AC o DC. En los ventiladores de AC se puede instalar un control de pared que no es posible en los DC (excepto en los modelos KlassFan que puedes encontrar en la web). 

Los motores DC por otro lado, producen menos ruido (entre los que están los Hyper Silence), tienen mayor rango de velocidades lo que te permite ajustarlo mejor a tus necesidades y también consumen menos y son más ligeros.

Si no tienes claro el diámetro que necesitas o si cierto modelo tiene un flujo de aire suficiente para ti, lo mejor siempre es escoger un modelo DC de mayor rango de superficie. ¿Por qué? Primero porque siempre es mejor pasarse de flujo que quedarse corto ( en este caso el ventilador no cumplirá su principal cometido) y porque en el caso de los motores DC sus primeras velocidades son bajas en RPM (Revoluciones por Minuto) y puedes ir ajustando la velocidad mucho más preciso que con un AC. 

Los motores DC no producen vibración en techo de escayola o pladur, así que si el ruido es importante para ti los motores DC son tu principal objetivo.

Ambiente

El entorno en el que situar tu ventilador también es un factor importante a la hora de elegir modelo. No es lo mismo una cocina que una sala de estar, un dormitorio o incluso exteriores.

Dentro de las fichas de cada producto, proporcionamos los entornos en los que el modelo es adecuado. Esto es desde la resistencia a la humedad de los materiales, el ruido que generen o si pueden ser instalados en exteriores. Además puedes navegar nuestros productos por tipo de habitación.

Diseño

El estilo de tu ventilador también es importante. Tu ventilador tiene que ser acorde al estilo de tu habitación, ha de ser un objeto agradable además de funcional, por eso, en nuestra web, dispones de un amplia selección de ventilador por estilo que pueden ser modernos, de diseño, clásicos, coloniales, infantiles, etc… Todos ellos se componen de distintos materiales (con distintas propiedades que veremos más adelante) y distintos acabados. Así podrás elegir tanto el color como el diseño global.

Desde varios tonos de madera (arce, haya, roble, etc) hasta metales cromados, ABS blancos o acrílicos con los que encajar tu ventilador en tu casa como una pieza decorativa.

Funciones que puede tener un ventilador

Hoy en día los ventiladores son algo más que ventiladores o puntos de luz. Han de ser modernos en un sentido tecnológico. Por eso, en nuestra web puedes ver las funciones de las que dispone cada modelo y para qué sirven. 

-Función reversible: La función reversible permite que las aspas giren en sentido contrario, moviendo el aire caliente que se acumula en el techo y llevándolo a donde lo necesitas. Una función imprescindible en invierno pero que en verano también actúa conjuntamente con el aparato de aire acondicionado.

Función temporizador: El temporizador, como con otros aparatos, te permite elegir en qué momento quieres que el ventilador deje de girar. Si, por ejemplo, llegados al final del verano usas el ventilador en tu dormitorio porque aún hace calor al acabar el día pero las mañanas son ya frías, con el temporizador programas el apagado para que durante la noche éste se apague automáticamente evitándote cualquier molestia por la mañana.

También puedes usar el temporizador como herramienta de ahorro, programando el apagado antes de marcharte y no preocuparte por su consumo mientras no estás.

Función termostato: La función termostato es particularmente útil; mide la temperatura de la habitación y ajusta la velocidad de manera automática para que estés cómodo en todo momento.

Por otro lado, dentro de la función reversible existen otro tipo de ventiladores: los desestratificadores de aire. Puedes aprender más sobre los desestratificadores aquí.

La tecnología también va ligada al material, por eso los ventiladores de techo para cocinas o entornos húmedos se componen de materiales resistentes a la humedad. Así como los ventiladores para exterior, que además sellan el motor de manera impermeable (IP44).

Ventajas de combinar un ventilador de techo con un sistema de aire acondicionado o calefacción

Los ventiladores de techo no sólo consiguen reducir la sensación térmica de manera natural, sino que también pueden actuar como herramientas de asistencia para tus sistemas de climatización.

Junto a un sistema de calefacción, un ventilador de techo con función reversible o un desestratificador baja el alire caliente menos denso que tiende a subir y a estancarse en los techos. No sólo notarás más calor, sino que lo notarás antes y a menor potencia de calefacción.

En combinación con un sistema de aire acondicionado, el resultado es el mismo pero al revés: Homogeniza la temperatura de la habitación, para que el aire frío que ha de ser detectado por el aparato de aire acondicionado llegue antes al sensor, ya que el aire frío más denso tarda más en subir evitándote tener que subir la potencia en exceso. Además, la brisa natural mantiene el aire en movimiento, lo que proporciona una sensación de frescor más natural.